Av. Varela 3164, 1437 CABA, Argentina

011 4918-6846/1214/5844

115.313.8277

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Twitter

©2019 by Homps y CIA.

EL PERFUME

El perfume hacía referencia, en la antigüedad a la sustancia aromática que desprendía un humo fragante al ser quemada. Los romanos no utilizaron la palabra perfume, esta aparece por primera vez en 1528 en la literatura francesa. En la actualidad, la palabra «perfume» se refiere al líquido aromático que usa una persona, para desprender un olor agradable.

El perfume es una mezcla que contiene sustancias aromáticas, pudiendo ser éstas aceites esenciales naturales o esencias sintéticas; un disolvente que puede ser sólido o líquido  (Alcohol) y un fijador, utilizado para proporcionar un agradable y duradero aroma a diferentes objetos pero, principalmente al cuerpo humano.

Los aceites esenciales son sustancias orgánicas, líquidas aunque algunas veces sólidas, de olor y sabor acres, irritantes e incluso cáusticas. Pueden destilarse sin descomposición, no son solubles en el agua pero si lo son en alcohol y éter

Su composición química es variadísima, a menudo encierran hidrocarburos de fórmula, algunos contienen ésteres, alcoholes, fenoles; otros, contienen azufre. Existen en todos los órganos de las plantas pero especialmente en las hojas y en las flores.

La cantidad de alcohol depende del tipo de preparación al que vaya dirigido. Normalmente, la mezcla se deja envejecer un año.

El organo de perfume


El órgano es el lugar donde tradicionalmente un perfumista trabaja en la composición de varios perfumes, sin embargo, el pesaje y mezcla de las muestras de perfume ahora se hace principalmente por técnicos en empresas especializadas.

El órgano de perfume es un mueble de uso profesional, imaginado en 1884 por el escritor francés Joris-Darl Hyysmans posteriormente construido por ebanistas para uso de perfumistas y químicos, que proporciona los frascos de materias primas dispuestos en semicírculo, para la creación de perfume.